top of page

Romina Díaz de García

Por fin arribamos a la que se considera una de las mejores épocas del año, en la cual brilla la esperanza en todo su esplendor en los corazones de la gente de bien, quienes se reúnen con sus seres queridos durante una especial convivencia para expresar sus mejores deseos por el año que está por comenzar.

 

“Siento que alguien que está bien emocionalmente hace que funcione su entorno.”


Fotos: Antonio Rendón

Maquillaje y peinado: Mayra Rivas

Locación: Gran Hotel Diligencias 



En congruencia con el optimismo, empatía y solidaridad que prevalecen en el ambiente de estas festividades, GB Magazine muestra su regocijo al presentar en su portada a Romina Díaz de García, quien nació en la Ciudad de México el 12 de septiembre de 1987. Sus padres son Manuel y Lourdes, quienes inculcaron importantes valores y principios tanto a nuestra invitada de En Portada como a sus hermanos Giordana y Manuel. Romina está felizmente casada con Jose Enrique, y sus hijos se llaman Andrés y Martina.


Nuestra guapa invitada nos permite adentrarnos en su vida para descubrir que su forma de pensar y actuar van de la mano, buscando ser mejor persona consigo misma y con los que la rodean, dejándonos una enriquecedora charla que seguramente también lo será para usted, querido lector.


Romina sabe que, para trascender, primero hay que conocerse a sí mismo, para luego poder conocer a los demás. De esta manera tiene una opinión de su persona y la expresa sin cortapisas, "me defino como una persona muy positiva y llena de energía".


Le preguntamos si admira a alguna persona en especial, y sin titubeos responde que, a mucha gente, a aquellas personas que dan paz y transmiten buenas emociones. Respecto a sentir admiración por alguna mujer, nos dice que, sin duda a muchas, “he aprendido mucho de las mujeres que he tenido y tengo a mi alrededor, me siento bendecida. Me encanta aprender de todo mundo”.


En ella vislumbramos actitudes que una mujer actual debe poseer en diversos escenarios, así como en sus diferentes roles. Tal es el caso del preponderante papel que Romina desempeña como madre, así como en su faceta de esposa. “Como mamá y esposa soy paciente y relajada. Creo que en esta casa todos tenemos mucha energía y nos encanta hacer planes familiares, amo compartir tiempo con ellos. Pero sí creo que el mejor consejo que me han dado desde que soy madre, es que nunca dejemos de ver por nosotras y por nuestra pareja, no solo enfocarte al 100% en ser madre, también es importante darte tiempo para ti, y tiempo en pareja”.


Algunos de sus gustos que definen su personalidad:

 

• Obra de arte: El beso de Gustav Klimt

• Libro: Encuentra tu persona vitamina de Marian Rojas Estapé

• Música: Pop

• Película: La vida es bella y Titanic

• Colores: Rosa y negro

• Perfume: Scarlet Poppy

• Comida: Todas: japonesa, mexicana, española, árabe, etc.

• Animal: Perro

• Mascota: Un conejo y un erizo

• Pasatiempos: Moda, leer, ir al gimnasio…

• Idiomas: Inglés, español y un poco francés 

• Artículo de colección: Barbies en sus cajas, tengo muchísimas desde hace muchos años

 


Con evocadora sonrisa nos confía que, además de sus actividades de madre y esposa, ella junto con su hermana y su prima tienen una tienda de vestidos de Novia y fiesta llamado “Aire Barcelona”, un proyecto que lleva más de 11 años.

 

Formando parte de su actitud, los valores con los que se identifica son "el respeto, la confianza, la gratitud, la lealtad, el compromiso y la amistad"; los cuales, sin dudarlo, también pone en práctica con sus amistades: "para mí, la amistad es uno de los pilares más fuertes, me siento muy bendecida por los amigos que tengo, procuro cuidarlos porque sé lo importantes que son, soy esa típica amiga que no tiene reparo en decir te quiero, dar las gracias o dar un fuerte abrazo”.


Por supuesto que atesora en su corazón instantes importantes e inolvidables de su vida, como las dos veces que ha sido madre, “no hay mejor rol que el de ser madre, los hijos son pura luz”.


Al pedirle que nos compartiera alguna anécdota familiar, ríe mientras nos comenta que tiene muchas, ya que al tener dos hijos completamente diferentes, hacen que la balanza esté siempre equilibrada: “Andrés me da templanza, me enseña… me encanta platicar con él; Martina me da alegría y seguridad, ella es una ´bomba de ocurrencias´, siempre nos saca una carcajada. Y así, siendo tan diferentes, no hay forma de aburrirse”.  


–¿Qué opinas de la educación de los hijos en la actualidad?

–Soy socióloga. Jamás juzgo, cada uno hace lo mejor que cree, y está bien, imposible educar a todos igual, somos personas diferentes, con realidades diferentes e hijos diferentes. En casa seguimos educando como antes; aunque, obvio, cambiando cosas que veo muy acertadas en la educación actual. Pero sí tengo una máxima: "si educas con amor no puede salir mal". Cada quien sabe cómo y seguro todos a nuestra forma lo hacemos bien, pero si lo hacemos con amor no hay forma de errar.


“[…] nunca dejemos de ver por nosotras y por nuestra pareja, no solo enfocarte al 100% en ser madre.”



Sus metas en la vida son muy precisas: "Laboralmente tengo muchas, como madre muchísimas, como esposa también; pero, sobre todo, tengo muchas metas a nivel personal: elegirme, cuidar mi cuerpo y mente. Siento que alguien que está bien emocionalmente hace que funcione su entorno, por ejemplo, una mamá feliz, se nota, por eso también es importante apapacharnos de vez en cuando”.


–¿Tienes alguna filosofía o frase favorita que nos compartas?

–"Querer es poder" todo lo que hago en mi vida empieza con esa frase y se lo he transmitido a mis hijos, que cualquier cosa que se propongan en la vida se puede lograr, pero nunca olvidando que cada día tenemos que ser mejores seres humanos. Obvio en cada edad las metas son diferentes, pero la esencia es que el día de mañana sean niños llenos de valores.


Romina nos comenta que le encantó conocer Santorini y el Desierto del Sáhara, y le gustaría visitar Japón y Turquía.


¿Cómo compara a nuestra patria con otros lugares que ha visitado? Su punto de vista es muy positivo, ya que nos dice que cuando uno va a otros lugares comparamos, pero ella ama México, le encanta la comida, la alegría que tenemos siempre y la forma de ver la vida los mexicanos, así que siempre llega a la misma conclusión: ama estar aquí y ser mexicana. Además, añade, que para tener una buena convivencia entre los ciudadanos, sigue creyendo fielmente en esa famosa frase que a todos nos enseñaron de pequeños: "El respeto al derecho ajeno es la Paz", ya que considera que la mejor forma de convivir en sociedad es así, respetando y poniendo siempre nuestro granito de arena. Es nuestra responsabilidad social.


“He transmitido a mis hijos que cualquier cosa que se propongan en la vida se puede lograr, pero nunca olvidando […] tenemos que ser mejores seres humanos.”

 

Al término de la entrevista, con el gusto de haber conocido a una gran dama, Romina obsequia un mensaje dirigido a las mujeres: "Que siempre se puede, que siempre se quieran y apapachen, en los mejores, pero, sobre todo, en los peores momentos”.



 






84 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page